Misión en Riosucio Chocó del Noviciado Claretiano Jesús Aníbal Gómez 2018

Durante los días 4 al 18 de Junio del correspondiente año, se realizó la misión en Riosucio- Chocó, a cargo del Noviciado Claretiano Jesús Aníbal Gómez. La comunidad del Noviciado está integrada por: Padre José Gilberto Franco, Padre Cristiano Pedroso y los novicios: Lucas Santos, Ramiro Cuello, Bruno Galdeano, Matías Ruiz, Alejandro Ramos e Iván Leiva.

Llegamos a Riosucio, el día 4 de Junio. La comunidad local está integrada por el Padre Sigifredo López, Padre Dagoberto Ayala y Padre Álvaro Marín. El día 5 de junio nos embarcamos en una nueva aventura misionera, nos dividimos en dos equipos para visitar la comunidad de La Larga y la comunidad de Jiguamiandó. Para llegar hasta la zona de Misión, requería cruzar en bote la Cuenca del Río Atrato, lo que implicaba de 3 a 6 horas de viaje, según el lugar de llegada. Una hermosa oportunidad para disfrutar de los paisajes que nos regala el Río Atrato a su alrededor, apreciar su flora y fauna.

El grupo misionero perteneciente a la Comunidad de La Larga, estuvo compuesto por: Padre Sigifredo López, Carlos Potes, motorista de la parroquia, Sra Osmilsa laica comprometida y los novicios: Bruno Galdeano, Alejandro Ramos e Iván Leiva. La organización del Padre Sigifredo López y el trabajo unificado del equipo misionero, permitió que se pudieran realizar las visitas a varias comunidades entre ellas: Santo Domingo, Cuchillo Blanco, Caracolí, La Punta, Calle Larga, La Loma, La Pala, La Línea. Dios nos regaló la gracia de celebrar 4 bautismos, animar a niños y jóvenes en las escuelas rurales y conocer a las familias y su gente, siendo los misioneros parte de ellas con un recibimiento cálido, amable y gratificante.

El equipo misionero destinado a la comunidad de Jiguamiandó, estuvo conformado por: Padre Álvaro Marín ,Ernesto y Sebastián de la Pastoral Social y los novicios: Lucas Santos, Ramiro Cuello y Matías Ruiz. Recorrimos la cuenca, pasando las noches en cinco comunidades: Pueblo Nuevo (de arriba), Puerto Lleras, Pueblo Nuevo (de abajo), Nueva Esperanza y Caño Seco. La satisfacción por visitar las comunidades en Jiguamiandó, se expresa en un aprendizaje misionero que motiva a recorrer la misión con alegría, gratitud y animo. Las visitas a las comunidades se destacan por la atención y el cariño con que fueron recibidos.

Ya finalizada nuestra primera semana de misión, los días siguientes consistieron en visitar las comunidades alrededor de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, en Riosucio. Se distribuyeron a los novicios junto con los laicos de la Parroquia y los sacerdotes Padre José Gilberto Franco y Padre Cristiano Pedroso, por distintas zonas de visitas: Villa Rufina, Benjamín 1 y 2, El Paraíso, Escolar. El día Viernes 15 de junio, se realizaron visitas a los enfermos con la presencia de los ministros de la Eucaristía de la Parroquia.

La experiencia de Misión en Ríosucio-Chocó se resume en la alegría misionera de poder compartir la fe, la oración y la palabra de Dios, con aquellos en los cuales Jesús nos invita a salir a su encuentro. A nivel evaluativo de destaca el conocimiento cercano de la cultura afro, relacionado con sus expresiones religiosas, la organización social de las comunidades y los valores humanos que posee. Este sitio de misión claretiana tiene una amplia extensión territorial.

Mision en Riosucio 2018 noviciado

Para la Parroquia es muy importante contar con laicos comprometidos, que reflejan la formación recibido durante muchos años. Con el corazón lleno de amor y gratuidad, la comunidad del Noviciado agradece la posibilidad brindada para la realización de la misión, pertinente y acertada para la formación de futuros misioneros. Que el mismo espíritu que animó a San Antonio María Claret, no guíe e ilumine en un camino misionero que hemos de seguir recorriendo.

 

Novicio: Iván Leiva.