Mensajes desde la diócesis de Quibdó a Misioneros Claretianos

Apreciados Misioneros Claretianos, expreso la gratitud de la Diócesis de Quibdó por su presencia evangelizadora en este territorio. En el pasado y en el presente la comunidad Claretiana ha dado testimonio de fe y humanismo. Dios los bendiga y recompense toda su entrega al servicio de la población afro, indígena y mestiza del Chocó.

 P. Juan Carlos Barreto Barreto, Obispo de Quibdó

 

_____________________________________________________________________________________________________________________

De esos años, 110 han transcurrido en Chocó, desde cuando llegaron en 1908 los primeros 11 Misioneros, por agua para evangelizar en todo el Chocó, visitando sólo una vez al año las comunidades que más podían. El Papa les encomendó esta misión por sus éxitos misioneros en África. Su herencia en Chocó es amplia y significativa. Con la fundación de la Prefectura, su presencia se relegó a la región del Atrato y el Darién y de ahí se expandió a varias regiones de Colombia. Al Chocó han llegado Claretianos que han puesto su sabiduría personal al servicio de la misión: músicos, aviadores, médicos, biblistas, cronistas que dejaron su familia, su tierra para vivir a plenitud la misión; algunos fueron tratados por la selva, otros murieron ahogados y muchos enterrados en Chocó. Me contaba mi abuela que “”cuando la champa misionera asomaba por el río se largaba una tempestad y todo el mundo sacaba sus zapatos del baúl para ponérselos y esperar al Cura en el río para acompañarlo en procesión, participar con solemnidad de las tres fiestas y los tres sacramentos que celebraban y administraban durante esos tres días, al termino de los cuales bajaban al río a despedir a los Curas y al llegar a casa se quitaban los zapatos, los guardaban en los baúles hasta el próximo año que regresara el Cura”. Sólo esperamos que para los próximos cien años, los Claretianos aún hagan presencia en el Atrato, renovando su estadía cada cien años. Bendiciones

P. Sterling Palacios, Vicario de la Pastoral Afro de la Diócesis de Quibdó