“El amor y la fidelidad se encuentran. La justicia y la paz se besan”

“El amor y la fidelidad se encuentran. La justicia y la paz se besan”  (Salmo 84)

He comenzado esta breve y sencilla reflexión evocando las palabras del Salmo 84, que tan bellamente enlaza la justicia y la paz. La justicia y la paz se buscan y hemos de entender que son inseparables.

Escribo en nombre de todos los integrantes de la pastoral de justicia paz e integridad de la creación y al escribir conservo en mi memoria la mirada festiva y misericordiosa de hombres y mujeres que urgidos por la caridad se han organizado para trabajar en pro de los hermanos que por culpa de la dictadura que hoy gobierna al pueblo patriota, están siendo vulnerados en su dignidad. Dirá san Juan de Ávila “quien no quiere al nuestro no quiere al Padre”.

La Venezuela de hoy no es la Venezuela que estaba llamada a convertirse en la potencia suramericana, hoy la familia venezolana sufre al ver que no pocos salen del país en busca de un mejor vivir, sin duda alguna la tierra del juglar Simón Diaz padece porque el hambre y el caos campean por doquier.

Una encuesta realizada por tres prestigiosas universidades de Venezuela: universidad central de Venezuela, Universidad Simón Bolívar y la universidad católica Andrés Bello, tenía como objeto establecer un conocimiento sobre la condición de Vida del pueblo venezolano (ENCOVI) los resultados son alarmantes. La crisis hospitalaria, la falta alimentos y el costo de los mismos evidencian que en Venezuela se aprobó de forma automática la eutanasia social, pues no se puede ocultar que nuestra gente está muriendo por la problemática señalada; la encuesta señala que el 80% de la población venezolana no tiene calidad de vida. La dictadura impide sean cubiertos los derechos fundamentales de todo ser humano como lo es la alimentación y la salud. Definitivamente no se puede ser cristiano y amigo del régimen al ismo tiempo.

JPIC BARQUISIMETO

JPIC BARQUISIMETO

 

Como cristianos claretianos la caridad de Cristo ha movido a un grupo de laicos pobres a organizarse para trabajar en pro de aquellos hermanos que para Dios son objeto preferencial y es así como con la ayuda de algunos bienhechores y algunas actividades económicas que se realizan para conseguir recursos la pastoral de justicia y paz de la parroquia Claret de Barquisimeto cada sábado brinda un buen almuerzo a cada persona, en total se benefician trecientas (300)  personas las cuales con mucha alegría en su mayoría y, otros, con un dejo de pena en sus rostros se dan cita en el centro comunal Claret  para recibir según dicen varios de ellos el único alimento del día.

Invitamos a los hermanos a orar por esta actividad apostólica y a dar gracias a Dios por tantas personas que hacen posible que esta pastoral tan claretiana sea posible. Gracias a Dios se ha venido ininterrumpidamente desde el mes de octubre del año 2017 con esta labor apostólica la cual no ha sido fácil pues inconvenientes hasta impensados se han presentado, pero con la ayuda de Dios, el amor y valentía de los integrantes de este movimiento apostólico se hace el bien con sello claretiano.  Ora por nosotros, ayúdanos a ayudar.

Sea Dios bendiciendo a cuantos comparten tiempo, esfuerzo y medios en favor de los más desfavorecidos, en favor de todos aquellos que en nuestro mundo están privados de justicia y buscan paz; sea Dios bendiciendo aquellos que trabajan por la paz y la justicia “bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia”.

Sujey Cuello

Coordinadora

 

Oswaldo Leal

Sub coordinador

José Felipe Pinto. Cmf

Asesor